martes, 13 de noviembre de 2012

Esa gran montaña rusa a la que llamamos vida.


Sí, que todos somos humanos, que nos han picado los mosquitos en verano, hemos intentado mirar el Sol y lo único que hemos conseguido es ver todo puntitos negros. De esos que después de muchos años todavía no sabemos que cara poner mientras nos cantan el cumpleaños feliz, que por mucho que lo neguemos nos encantan los buenos días de la persona que queremos. Y ya que reconocemos, no nos dejemos eso de mentir cuando te preguntan que tal estás, tú vida es una puta mierda, el día se derrumba, ya no hay por donde cogerlo y tú, tan tranquilamente sueltas, bien, estoy bien, ¿y tú?. Que hipócritas llegamos a ser a veces, pero vale más tragar que contar penas. Eh, que también existe esa fórmula de, es una historia muy larga y al fin y al cabo, tampoco la contamos. Seres humanos, de los que lloran con películas, que cuando escuchan canciones por la calle se sienten en plan videoclip, de esos que cuentan las horas que les queda para dormir y contabilizan el tiempo que tardan en la ducha a base de canciones. Sí, todos, sin excepción alguna somos expertos cantantes de ducha.
En todas estas líneas no diré ninguna mentira, porque hemos reído mientras llorábamos y hemos terminado llorando de risa, gritar porque sí, porque no aguantábamos más. Hemos matado a demasiada gente con solo una mirada y hemos imaginado historias perfectas con ciertas personas en cualquier momento de aburrimiento o habitualmente al irse a dormir. Al empezar a estudiar hemos contando y recontado cuantas hojas había y haciendo cálculos extraños, sumando y quitando espacios en blanco nos sentíamos mejor si salían menos páginas. Nos sentimos mejor si los demás tampoco han estudiado, nos basamos de bajones tontos, de días llenos de mierda y luego vuelven otra vez las buenas rachas, en las que todo es perfecto y somos capaces de comernos el mundo, pero solo son eso, rachas.
Que seremos diferentes en muchos aspectos, pero en muchos otros somos iguales y que hay ciertas cosas que son así y serán así durante el resto de los años, como aquello que el amor es ciego y que siempre duele ¿o a caso no es cierto?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario