martes, 30 de octubre de 2012


Y al deslizar tus dedos sobre sus dedos, se accionó el mecanismo de la perfección. Supo descubrir que era lo perfecto, quiso para el tiempo en ese instante, mientras sus labios se juntaban. Le quería, le quería con toda su alma, y él ¿qué decir de él? Un loco enamorado que daría todo por ella.
Él cura sus heridas con sus besos, donde ella siempre regresa, una y otra vez, que no hay mejor medicina que esa y ese momento exacto, lo puto mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario