miércoles, 10 de octubre de 2012

Una sonrisa falsa dedicada al espejo.

El día es gris, te despiertas, das vueltas en la cama buscando a ese príncipe azul que nunca llega, y das más vueltas, buscando alguien a tu alrededor, alguien a quien mirar y que sea la primera persona que se gane tus buenos días, tu primer beso después de toda una noche sin utilizar esos labios, un abrazo tierno, de esos que todo lo pueden. Sigues buscando, no hay nada, otra mañana más por reconocer que te quedan muchas por delante iguales a esta. 
Es que, el objetivo de sonreír a veces se hace más lucha que objetivo, te paras, lo analizas y piensas: joder, solo son un par de músculos, no es tan difícil. Te miras al espejo, no esta ahí, no ha aparecido esa sonrisa de niña buena que tanto le gusta. 
Coges el móvil, ni rastro de su presencia, ni un whatsapp de "buenos días princesa" o solo uno que diga "despierta dormilona, que ya te estaba empezando a echar de menos". Vuelves a mirar, lo miras, haces la letra más grande, más pequeña, la dejas igual que antes, miras su última conexión, la observas fijamente, la analizas y vuelves a la conclusión "ni rastro de él". 
Desilusionada abres el armario, un camiseta por aquí, mis pantalones favoritos y un jersey cualquiera, te maquillas, una sonrisa falsa dedicada al espejo y justo en el momento en que tus pies pisan la acera de la calle, la sonrisa de todos los días, esa que esconde todo aquello que guardas en casa. 
Llegar a tu destino y verle ahí, él si que sabe sonreír de forma diferente, sin problemas aparentes, natural como la vida. Sí, por fin sonríes tontamente, te encanta, te encantaría que él supiera que es el motivo de tus sonrisas, que se intrigara por todos los misterios que escondes, seamos sinceros, te encantaría un beso suyo, el cielo gris y unas cuantas gotas de lluvia. Pero dejando de lado eso de ser ilusos, hoy el día seguirá siendo gris, acabará lloviendo y te acordarás que te has dejado el paraguas encima de la mesa y toca pasearse bajo la lluvia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario