lunes, 29 de octubre de 2012

Te he perdido entre la gente, te he adorado y te he odiado y en el fondo sabes bien que en los peores momentos llevas dentro un ángel negro que nos hunde a los dos. Y cuando llega el nuevo día me juras que cambiarías, sí, pero vuelves a caer. Te dolerá todo el cuerpo, me buscaras en el infierno, porque soy igual que tú. Todo lo que siento por ti sólo podría decirlo así, todo lo que siento por ti sólo sabría decirlo así. Para viajar a otros planetas por corrientes circulares te dí una cápsula especial, pero ahora tu cabeza es una tormenta de arena y cada noche una espiral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario