sábado, 13 de octubre de 2012

Suena demasiado bien.


Parar el destino una vez más y darle la vuelta a todos los planes. Pasar de reír a llorar a carcajadas, de salir corriendo a enfrentarse a todos los miedos, cambiar un no por un sí, un "no puedo" por un "lo conseguiré". Llegar justo a tiempo antes de que la puerta se cierre y poder abrir una ventana más, saltar por un barranco y antes de llegar al borde volver al principio y saltar otra vez. Porque de todas las cosas que hagas, solo eres tú quien decide hacerlas y aunque es imposible ganar al destino, lo intento unas 42651051286432 veces más y me retiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario